Verrugas y queratosis seborréicas

Las queratosis seborreicas son lesiones epiteliales superficiales, a menudo pigmentadas, que suelen ser de tipo verrugoso, pero que pueden presentarse como pápulas lisas. Forma parte del proceso normal del envejecimiento de la piel y no constituye ningún riesgo para el paciente. 

Consiste en una mácula o pápula (mancha o lesión sobreelevada, respectivamente) de color marrón, de bordes bien definidos y con una superficie rasposa. Habitualmente parecen adheridas a la piel, lo que les confiere un aspecto que recuerda al del barro seco. El tamaño de cada una de las lesiones es muy variable, si bien suelen moverse entre los 5 y los 10 mm.

¿Por qué aparecen?

En principio se acepta que el factor de riesgo principal es el paso del tiempo, aunque parece que también pueden guardar relación con la exposición solar y con una predisposición genética.

Habitualmente se eliminan por cuestiones estéticas o molestias leves (picor o roce con una prenda de ropa).

Las verrugas son infecciones de la piel o las mucosas producidas por el virus del papiloma humano (VPH). Se estima que existen más de 100 tipos de este virus y solo algunos de ellos se denominan de alto riesgo, en cambio, los tipos más comunes de VPH tienden a provocar verrugas en la piel.

En la mayoría de los casos, estas verrugas son indoloras e inofensivas, aunque resultan antiestéticas, ya que una pequeña área de la capa más superficial de la piel, la epidermis, se engrosa, se eleva por encima de la piel que la rodea y se torna rugosa (hiperqueratosis). 

Las verrugas suelen aparecer  en las zonas del cuerpo más expuestas, como las manos (dorso y dedos), la cara, el cuello, el cuero cabelludo y las plantas de los pies.

Tanto las queratosis seborréicas como las verrugas se pueden quitar con Plexr, la tecnología más avanzada para este tipo de lesiones. Un tratamiento rápido, efectivo y prácticamente indoloro.