Tratamientos de las marcas de acné

Mesoterapia • Láser pixelPeeling

Mesoterapia

Las células de la piel que producen colágeno, elastina y ácido hialurónico son las responsables principales de mantener la piel joven y sana.

A partir de los 25 años, estas células disminuyen progresivamente su actividad y se hace visible el proceso de envejecimiento. Aparecen las arrugas, la deshidratación y disminuye el grosor y la tonicidad de la piel.

La infiltración de vitaminas, acido hialurónico y otras sustancias (en función de la necesidad de cada paciente), en la dermis mediante el sistema multipunción, propio de la técnica de mesoterapia, favorece la activación celular y la síntesis de nuevo colágeno, elastina y ácido hialurónico.

El protocolo del tratamiento depende de su estado de envejecimiento, es posible que se necesiten varias sesiones hasta conseguir el efecto deseado. El mantenimiento de este resultado estará garantizado si se realiza un cuidado regular. No obstante, habrá que respetar un período mínimo de quince días de una sesión a la siguiente.

Láser pixel

El acné es una patología muy común en la adolescencia con una incidencia aproximada del 95% para los varones y del 85% para las mujeres por lo que se estima  que el 1% de hombres y mujeres mayores de 40 años pueden tener lesiones de acné. En el 99% de los casos afecta la cara y se encuentra asociado a dificultades para proyectarse en el ámbito laboral e interpersonal. Las cicatrices post-acné llegan a afectar algo más del 95% de quienes lo padecen. El tratamiento adecuado y oportuno contra el acné debe ser precoz, ya que todos los tipos de acné, desde el pápulo-pustuloso hasta el nódulo-quístico, pueden causar cicatrices.

Cuando se considera el contorno de la cicatriz y su aspecto topográfico como resultado del proceso inflamatorio que la generó, ella puede ser atrófica o hipertrófica (hiperplásica). Las cicatrices que cursan con pérdida de tejido (atróficas) son mucho más comunes en el acné que aquellas que generan engrosamiento cutáneo.

Los tratamientos de cicatrices de acné han incluido desde  peelings químicos, rellenos, dermoabrasión, injertos de grasa… Esos tratamientos han mostrado diversos grados de éxito. Desde la aparición de los diversos tipos de láseres y su empleo en el tratamiento de todos los tipos de cicatrices de acné, el pronóstico y los resultados obtenidos han cambiado a mejor, obteniendo resultados difícilmente alcanzables con otros tipos de tratamientos.

La última novedad en el tratamiento de las marcas producidas por el acné son los láser fraccionales, siendo estos menos agresivos a la hora de interaccionar con la piel, por lo que la recuperación de estos pacientes es más rápida que con otros tipos de láser.

¡Hemos incorporado el nuevo Láser Pixel-Erbio Yag que garantiza el exito del tratamiento!.

El tratamiento se suele realizar en una única sesión, aunque también es factible hacerlo en varias sesiones, dependiendo del tipo de cicatriz a tratar.  El paciente vuelve a casa el mismo día del tratamiento y ha de aplicarse una serie de cremas cicatrizantes que el médico la ha prescrito con anterioridad. Dependiendo de la severidad del caso, el paciente podrá reincorporarse a su vida social en un periodo de tiempo de 3 días aproximadamente.

La mejoría global del tratamiento se obtiene en un periodo de tiempo que oscila desde los 3 meses hasta los 7 meses, ya que durante todo este periodo de tiempo la piel sigue su proceso de remodelación y cicatrización interna, contribuyendo esto a que el resultado final sea espectacular.

Peelings

El peeling consiste en la eliminación de una parte de la epidermis o dermis a la que sigue una regeneración natural del tejido.

Puede realizarse a través de agentes químicos, láser o dermoabrasión, que supone el uso de un dispositivo rotatorio abrasivo o de microcristales de óxido de aluminio.

La técnica elimina manchas cutáneas, pequeñas arrugas y aporta la luminosidad que la piel ha podido perder debido a la acción del sol, la fatiga, el estrés o el proceso natural de envejecimiento. En términos generales, el peeling mejora la calidad de la piel y aumenta la producción de colágeno y elastina, componentes esenciales para mantener la piel suave y firme.

Existen diversos tipos de peeling en función de si su actuación sobre la piel es superficial, media o profunda. Los superficiales dan lugar a un mejoramiento general de la piel y los medios y profundos son más indicados para la corrección de arrugas finas como las que rodean los lábios o las conocidas patas de gallo y el tratamiento de las arrugas profundas y cicatrices como las del acné respectivamente.

Entre las sustancias empleadas se encuentran el fenol y los ácidos glicólico, tricloracético y salicílico y su elección dependerá del objetivo del tratamiento. La recuperación de la piel está sujeta al tipo de peeling realizado, es decir, la capa dérmica a la que se dirija, y su periodicidad irá en función del objetivo, así como del agente que se haya utilizado durante el procedimiento.

Entre los peelings superficiales cabe destacar:

Peeling luminoso
Indicado para todo tipo de pieles. Incluye productos que contienen Vitamina C en altas concentraciones, aportando luminosidad de forma inmediata a la piel y protegiéndola frente a la oxidación y el efecto nocivo de los radicales libres.

Peelings anti-aging
Indicado para pieles maduras, flácidas y/o envejecidas. Incluye productos formulados con activos reafirmantes, antioxidantes y regeneradores de la matriz dérmica al estimular la síntesis de colágeno y elastina que se ven alteradas con el paso de los años.

Peelings antiacné
Indicado para el tratamiento de pieles grasas y/o con tendencia acneica. Aporta a la piel ingredientes con propiedades seborreguladoras, bacteriostáticas, calmantes y purificantes, que tratan y mejoran las manifestaciones características del acné (exceso de sebo, inflamación, rojez, irritación…)

Peelings despigmentantes
Indicado para el tratamiento de pieles manchadas. Aporta a la piel ingredientes con propiedades clarificantes que inhiben la acción de la enzima tirosinasa, evitando el desarrollo de las primeras etapas de la melanogénesis y con ello, la formación de melanina.