Rejuvenecimiento del óvalo facial y mentón

Toxina Botulínica • Hilos tensores • RadiesseRadiofrecuenciaMesoterapia

Toxina botulínica

La toxina botulínica es una proteína natural purificada que se utiliza en medicina estética para conseguir un rostro relajado y sin arrugas de expresión.

No es un material de relleno, no elimina las arrugas mediante el aporte de volumen, sino que actúa sobre los músculos de la cara relajándolos, lo que permite mantener una expresión natural.

La infiltración de Toxina Botulínica es un tratamiento seguro que no requiere prueba de alergia. La dosis administrada es muy baja y no se acumula con los años, es decir, nuestro organismo la reabsorbe y la elimina vía renal.

El tratamiento se realiza en la consulta de forma ambulatoria y no requiere anestesia ya que es indoloro. Consiste en introducir con una aguja muy fina unas gotas del producto en la piel, de forma muy superficial, en el área donde existen arrugas faciales de expresión como el entrecejo.

Inmediatamente después del tratamiento no se observa ningún cambio apreciable y se puede retomar la vida laboral sin señales de haber realizado el tratamiento. Aunque no es frecuente, existe la posibilidad de que se produzca un pequeño morado, que se puede disimular con maquillaje y desaparece en pocos días.

Hilos tensores

Entre las últimas técnicas destacan los hilos tensores de polidioxanona o PDD, que son unos hilos muy finos de un material reabsorbible y biocompatible que se viene usando desde hace años en cirugía cardiaca y que se introducen bajo la piel para conseguir un efecto lifting.
Este material es totalmente compatible, reabsorbible y estéril.
En el nivel subcutáneo, la polidioxanona genera una fibrosis o proceso reparativo a su alrededor, lo que desencadena la producción de nuevas fibras elásticas de colágeno y elastina.
Son capaces de rejuvenecer desde dentro hacia fuera estimulando la piel para formar colágeno nuevo, además de fibroblastos. Esa es una de las mayores ventajas pues los hilos favorecen la formación de colágeno y fibroblastos alrededor del hilo insertado que tensan y redensifican la piel.
Como resultado obtendremos:
• Una redensificación cutánea: Los hilos mágicos estimulan los fibrocitos, que producen colágeno y elastina. Estas fibras aumentan la elasticidad y la densidad de los tejidos.
• Más firmeza (efecto lifting): El colágeno y la elastina nuevos actúan como una red de soporte para la piel, por lo que la flacidez disminuye y la piel recupera firmeza.
• Mayor tersura y luminosidad de la piel: Los hilos mágicos estimulan también la microcirculación de la zona, por lo que la piel está más oxigenada, tersa y luminosa.
• Un retraso del envejecimiento y la flacidez.
Los resultados son naturales y progresivos, y, en general, el efecto definitivo puede observarse a las tres semanas, mejorando continuamente hasta alcanzar los tres meses. Los resultados de firmeza y retensionado de la piel pueden mantenerse por un periodo de entre 1 y 2 años .
Las principales indicaciones son: elevación de las mejillas y cejas, recuperación del óvalo facial, mejora de surcos nasogenianos y líneas de marioneta, mejora del doble mentón y reafirmación del cuello.
Está indicado para personas a partir de 35 años que quieren prevenir, reparar y/o mejorar la flacidez. Se pueden combinar con otros tratamientos, como radiofrecuencia, toxina botulínica, rellenos, mesoterapia con vitaminas, plasma rico en factores de crecimiento, láser y, por supuesto, cuidados cosméticos.

Radiesse

Radiesse ® es un relleno dérmico inyectable de hidroxiapatita de calcio (CaHA) suspendida en una matriz de gel blando,  que añade volumen temporalmente, para ayudar a suavizar las arrugas faciales y produce una elevación inmediata, pero también continúa trabajando mediante la inducción de colágeno, para que tu piel recupere su elasticidad y aspecto juvenil. Con el tiempo, el gel se absorbe y el cuerpo metaboliza las microesferas  dejando sólo el colágeno natural de la piel. Es decir que es reabsorbible y no queda residuo en el cuerpo.

Los resultados del tratamiento con Radiesse ® son de larga duración, pero no permanentes.

En un primer monento  actúa dando volumen directamente como el ácido hialurónico, suavizando las líneas de la sonrisa , reemplazando el volumen perdido en las mejillas o mejorando el contorno de la mandíbula y una vez reabsorbido el gel y las microesferas, permanece el efecto durante un largo periodo gracias a la estimulación del colágeno que se ha producido dando una apariencia suave , fresca y natural.

El nuevo colágeno proporciona un efecto a largo plazo que puede durar un año o más en muchos pacientes. Los resultados individuales dependen de la edad, tipo de piel, estilo de vida, el metabolismo y, por supuesto, el área tratada.

El tratamiento con Radiesse ® es rápido, cómodo y ofrece resultados inmediatamente visibles como:

  • La corrección inmediata de arrugas moderadas.
  • Levantamiento inmediato y mejora del contorno del ovalo facial.
  • Estimula la producción de colágeno natural de la piel
  • Mejora a largo plazo de la calidad de la piel lo que proporciona un aspecto más joven.

Radiofrecuencia

La radiofrecuencia es la técnica más específica para el tratamiento de la flacidez cutánea.

A través de la aplicación de la radiofrecuencia, la temperatura interna de la piel se eleva, produciéndose una vasodilatación (apertura de los capilares, mejora del flujo capilar e incremento de la circulación). Esto genera una mayor cantidad de oxígeno en la sangre y se eliminan toxinas que están afectando a la piel.

Como resultado se produce un efecto tensor, una reducción evidente de las arrugas y otros signos de envejecimiento cutáneo y se mejora la flexibilidad de la piel.

El procedimiento es muy sencillo y consta de dos pasos.

Ultrasonodermoabrasión

El ultrasonido prepara la piel para el tratamiento posterior con radiofrecuencia. Mediante la emisión de ultrasonido es posible romper la organización lipídica de la piel, mejorando la penetración de la luz o de cualquier otro tipo de energía. Utilizando una espátula se elimina la capa superficial de la epidermis por suave exfoliación, que mejora la conducción de la radiofrecuencia.

Radiofrecuencia

Se aplica una crema en la zona a tratar y por medio de un cabezal, que iremos pasando por dicha zona, introduciremos la energía. La penetración de este tipo de radiofrecuencia produce dos efectos en la piel: efecto inmediato: efecto tensor y de lifting y efecto progresivo: además del efecto inmediato habrá una mejora del aspecto de la piel al cabo de unas semanas.

Estos pasos se realizan siempre en cada sesión que suele durar alrededor de una hora, siendo conveniente realizar un total de cinco sesiones con un intervalo entre una y otra de un mes.

Después de cada sesión es normal que la zona tratada se quede algo enrojecida, desapareciendo en pocas horas, lo que permite a la paciente hacer una vida social completamente normal. Lo que si se recomienda es aplicar una crema protectora para el sol.

Mesoterapia

Las células de la piel que producen colágeno, elastina y ácido hialurónico son las responsables principales de mantener la piel joven y sana.

A partir de los 25 años, estas células disminuyen progresivamente su actividad y se hace visible el proceso de envejecimiento. Aparecen las arrugas, la deshidratación y disminuye el grosor y la tonicidad de la piel.

La infiltración de vitaminas, acido hialurónico y otras sustancias (en función de la necesidad de cada paciente), en la dermis mediante el sistema multipunción, propio de la técnica de mesoterapia, favorece la activación celular y la síntesis de nuevo colágeno, elastina y ácido hialurónico.

El protocolo del tratamiento depende de su estado de envejecimiento, es posible que se necesiten varias sesiones hasta conseguir el efecto deseado. El mantenimiento de este resultado estará garantizado si se realiza un cuidado regular. No obstante, habrá que respetar un período mínimo de quince días de una sesión a la siguiente.