Estrías

Mesoterapia • Peeling • Láser Pixel

Las estrías se deben a la rotura de las fibras del tejido conjuntivo o fibras elásticas de la piel. Cuando la piel se estira excesivamente debido a un rápido crecimiento la fabricación de colágeno (la principal proteína que se encarga de fabricar el tejido conjuntivo de la piel) se altera. Las fibras menos elásticas se rompen y se forman las estrías.

La piel se estira para acomodar el aumento en el volumen del cuerpo. La piel es muy elástica y puede tolerar grandes estiramientos incluso en un corto período de tiempo. Pero tiene un límite y cuando este límite se alcanza las capas profundas de la piel se rompen y se forman las estrías.
Las causas que propician la aparición de estrías pueden ser varias. Los cambios rápidos de peso, tanto incrementos como descensos (entre el 50 y el 90% de las mujeres embarazadas desarrollan estrías). Los cambios hormonales, especialmente durante adolescencia, embarazo y menopausia (en la pubertad el crecimiento es importante). Los factores hereditarios, es decir, si la madre y la abuela han tenido estrías es muy posible que sus hijas también las tengan.

El mal estado de la piel en relación con el tipo de alimentación (dieta con pocas proteínas o vitaminas), poca ingesta de agua y la falta de hidratación de la piel (no utilizar cremas, piel seca).

Para tratar las estrías existen varios tratamientos en función de varios factores.

Mesoterapia

La mesoterapia es una alternativa al láser y consiste en inyectar en el cuerpo una sustancia especialmente diseñada para combatir la aparición de estrías. Se recomienda su uso para el tratamiento de estrías rojas muy recientes.

La mesoterapia es un método de tratamiento cosmetológico que no requiere la intervención quirúrgica. En la mesoterapia se realizan múltiples inyecciones debajo de la piel de determinados compuestos (naturales y farmacéuticos), tales como ácido hialurónico, vitaminas, minerales, co-enzimas, aminoácidos, ácidos nucleicos, antioxidantes, etc. con el objetivo recomponer la piel y propiciar la regeneración celular.

Se puede aplicar de forma manual o con una «pistola de mesoterapia».
El número de sesiones será determinado por el profesional médico.

Es un tratamiento bien tolerado por los pacientes y sin efectos secundarios significativos salvo algún pequeño hematoma que desaparecerá en poco tiempo.

Peeling

El principio del “peeling” químico es el de aplicar agentes químicos especiales en la piel para así producir epidermólisis y recambio cutáneo. El nuevo crecimiento de la piel puede reemplazar las áreas dañadas y los defectos leves, produciendo una mejoría cosmética. El “peeling” químico puede dividirse en tres tipos de acuerdo con la profundidad de la reacción (superficial, medio y profundo). El primer tipo es el “peeling” superficial, con una profundidad de acción que va desde la capa granular a la dermis papilar. Los agentes químicos disponibles son el ácido retinóico del 3-5%, ácido glicólico, 10%- 25% TCA, solución de Jessner y el ácido salicílico. El segundo tipo es el “peeling” medio profundo, en el que la reacción alcanza la dermis reticular superior, donde podemos clasificar a los “peelings” repetidos con ácido retinóico al 7%. El “peeling” con ácido retinóico ha sido usado con muy buenos resultados en fotoenvejecimiento solo o combinado con microdermoabrasión, siendo lógico su uso en estrías cutáneas.

Láser Pixel

En el tratamiento de las estrías, el objetivo es producir, por una parte, la ablación fraccionada de las capas superficiales de la piel afectada por las estrías para activar la rápida remodelación de la zona, y, por otra parte, producir un calentamiento profundo, estimulando la producción de un nuevo colágeno.
Gracias a la radiofrecuencia pixelada, las estrías mejoran su aspecto en un 50 y un 75% en la anchura de la misma, dependiendo de la severidad de la estría, tras realizar varias sesiones prescritas por el médico. Se realiza punteando la estría de forma localizada. Trata la estría en puntos microscópicos con mucha potencia y profundidad, para favorecer la producción de colágeno: al dejar los tejidos adyacentes intactos, sus células colaboran activamente en la regeneración de los dañados.
La recuperación de tratamiento fraccionado generalmente es de entre 2 y 5 días, dependiendo de las dosis empleadas, así como de la reactividad propia de cada paciente. Aunque siempre hay personas con un umbral más bajo para el dolor, la mayoría de los pacientes valoran el tratamiento como muy tolerable.

Hola