Láser

Harmony XL combina un completo espectro de indicaciones estéticas, innovadoras tecnologías y excelentes resultados clínicos para crear una completa armonía.

Permite realizar una gran variedad de tratamientos altamente eficaces, fiables y seguros para atender una gran variedad de problemas de la piel, siendo una solución de gran alcance a multitud de necesidades médico-estéticas y dermatológicas.  Estas podrán tratarse utilizando una única tecnología o recurriendo a la combinación de las mismas junto a los diferentes métodos de tratamiento. Los módulos están diseñados para trabajar de forma independiente o en combinación como un sistema único, coherente y armónico.

Rejuvenecimiento  de la piel

Genera un efecto térmico subdérmico que estimula la generación de nuevo colágeno y el tensado de la piel, aportándole juventud y brillo y reforzándola frente al futuro envejecimiento.

El rejuvenecimiento fraccional no ablativo

Pixel Q-Switched es una alternativa para remodelar la piel y activar su regeneración de forma mínimamente invasiva para el paciente. El objetivo de este tratamiento es aplicar un láser fraccional no ablativo para provocar de forma controlada una herida en la dermis sin dañar la epidermis, la capa superficial de la piel. De esta forma, bajo una epidermis intacta, se inicia un proceso de curación de la dermis dañada y de remodelación de la piel.

Esta estimulación del colágeno provoca:

Mejora de arrugas y líneas finas

Mejora de surcos, en áreas complicadas como son los surcos nasogenianos

Supertensado de la piel

Mejora de la calidad de la piel en profundidad

Lesiones vasculares.

Casi el 100% de las personas tiene alguna lesión en forma de mancha en la piel. Estas lesiones pueden ser pigmentadas o vasculares. Los causantes pueden ser varios: la acción del sol, el envejecimiento propio de la piel, la toma de algún tipo de medicación, causas congénitas, entre otras.

Las lesiones vasculares se producen por un agrupamiento de vasos sanguíneos. Harmony  dispone de tecnologías específicas, como son AFT y DYE, para tratar este tipo de lesiones.

Ambas tecnologías se basan en un principio común: calentar selectivamente los vasos sanguíneos hasta provocar su cierre. De esta forma, ambas tecnologías reducen o eliminan este tipo de lesiones, sin dañar el tejido vecino.

¿Qué lesiones vasculares pueden tratarse? Las lesiones vasculares benignas como manchas en vino de Oporto, telangiectasias, hemangiomas, eritema, rosácea, poiquilodermia de Civatte y muchas más.

Lesiones pigmentadas

Independientemente de la causa, las lesiones pigmentadas son simples manchas en la piel en las que existe una mayor concentración de melanina. Algunas lesiones son planas o abultadas. En la mayoría de los casos, las lesiones pigmentadas pueden ser una mera preocupación estética

Si exponemos una lesión pigmentada a pulsos cortos de luz visible, la temperatura de la melanina muy concentrada aumenta rápidamente, lo suficiente como para romper las células que contiene la melanina. El cuerpo reemplaza estas células rotas de forma natural por células nuevas generadas por el área de alrededor que no ha sido tratada.

¿Qué lesiones pigmentadas pueden tratarse? Las lesiones pigmentadas benignas como lentigos, queratosis seborreicas, manchas café con leche, efélides, discromías y muchas más

Fotodepilación

Aunque hay muchas formas de eliminar pelo o vello no deseado, solo muy pocos pueden evitar que el pelo renazca y que, al mismo tiempo, no se dañe la piel de alrededor. Por ello, la fotodepilación se ha convertido rápidamente en el tratamiento más popular. Los láseres y las fuentes de luz se basan en el principio de la fototermólisis selectiva para eliminar pelo o vello no deseado y evitar que crezca de nuevo, sin dañar la piel. Durante un tratamiento de este tipo, el haz de luz o del láser pasa a través de la piel y es absorbido por la melanina que contiene la raíz. Esta absorción provoca el aumento de la temperatura en el folículo piloso y la destrucción por calor de las células responsables del renacimiento del pelo. Los parámetros (longitud de onda, duración del pulso y potencia) pueden modificarse para destruir estas células, sin dañar la piel.

Otros tratamientos corporales