Grasa localizada

Liposucción/LipoesculturaLipoláser • Mesoterapia • Termoterapia

Liposucción/Lipoescultura

La liposucción es una técnica de medicina estética corporal que nos permite eliminar de forma definitiva la grasa localizada en algunas zonas del cuerpo. Los acúmulos de grasa se forman, por un lado, por razones genéticas y hormonales y, por otro, debido a una alimentación inadecuada y a una vida sedentaria.

Cuando estos acúmulos de grasa localizados no desaparecen ni con dieta ni con ejercicio es cuando está indicada una liposucción.

No debemos olvidar que no se trata de una técnica de adelgazamiento sino de un modo localizado de eliminar la grasa acumulada en algunas partes concretas del cuerpo.

A lo largo de los años, la liposucción ha ido cambiando de nombre: lipoescultura, lipomodelling, lipoplastia, refinning, etc., pero éstos han obedecido más a una cuestión de marketing y publicidad que a cambios o novedades reales en la propia técnica, cuyo objetivo ha sido siempre el de remodelar la silueta.

Indicaciones

Acúmulos localizados de grasa (dipodistrofia), con alteración de la forma y silueta corporales; cualquiera que sea su localización: caderas, («cartucheras o pistoleras») abdomen, muslos, rodillas, tobillos, brazos, cuello, cara, etc.

Método

Como en todas las intervenciones, el examen médico previo es imprescindible para detectar cualquier posible anomalía que pudiera contraindicar la operación.

La liposucción es un procedimiento que consiste en la eliminación de la grasa sobrante en el área del cuerpo afectada mediante su aspiración con finas cánulas que se insertan a través de pequeñas incisiones en los depósitos grasos situados bajo la piel. Con la succión de la grasa sobrante, se consigue moldear la zona tratada con la consiguiente mejora de la figura y el contorno.

Las grandes ventajas de esta técnica son que se trata de  una técnica indolora y que se realiza con anestesia local.

La lipoescultura debe su creciente popularidad a su efectividad. La grasa extraída no vuelve a aparecer porque las células grasas dejan de reproducirse al acabar la pubertad. Por lo tanto, siempre que la liposucción se realice a partir de los dieciséis años aproximadamente, la lipodistrofia no reaparecerá.

Una vez finalizada la liposucción, el paciente deberá llevar una prenda de compresión elástica durante unos días que le ayudará a reacomodar la piel sobre el nuevo volumen.

Duración del tratamiento

Suele durar entre una y dos horas, pudiendo reincorporarse a su rutina laboral en 24 horas.

Resultados

Mediante la liposucción se consigue una disminución notable del volumen y una mejora excelente del contorno corporal. Los resultados son permanentes siempre y cuando se sigan unos hábitos alimenticios sanos y el paciente permanezca en su peso. La mayoría de pacientes que se someten al tratamiento se muestran contentos y consiguen el efecto deseado.

Los pacientes que lo soliciten pueden ver un archivo anónimo de casos con imágenes que reproducen el antes y el después de otros pacientes con características similares a las suyas.

Si usted no tiene sobrepeso y quiere eliminar antiestéticos acúmulos de grasa en alguna zona de su cuerpo y remodelar y armonizar su silueta, no dude en solicitar una consulta informativa con la Dra. Alicia Echeverría. Podrá explicarle su problema y ella le asesorará personalmente sobre el tratamiento a realizar más adecuado.

Lipoláser

El lipoláser consiste en una liposucción asistida por un láser de alta precisión y mínimamente invasivo, indicado en la corrección de irregularidades (celulitits) y desproporciones, en determinadas zonas del cuerpo, debidas a la acumulación excesiva de grasa y que no desaparece con dietas o ejercicio físico ni con otros tratamientos cosméticos, estéticos o médicos.

Se trata de una técnica que permite remodelar la silueta, reducir la celulitis y atenuar la flacidez.

Las ventajas de ésta técnica son:

  • La intervención tiene una duración aproximada entre 1 y 2 horas.
  • El proceso es ambulatorio, no requiere hospitalización. La persona puede reincorporarse a sus actividades habituales en 24 horas.
  • Permite trabajar con anestesia local, es decir, que durante todo el tiempo de la intervención, el paciente está consciente.
  • El procedimiento evita las incisiones traumáticas y las grandes cicatrices.

Además de la destrucción del tejido adiposo, gracias al efecto exclusivo e innovador que conlleva esta tecnología, el láser coagula los pequeños vasos del tejido adiposo y estimula la reorganización de colágeno en la dermis superficial provocando un efecto de tensado cutáneo. La retracción de la piel y la inducción de la formación de colágeno por el efecto del láser no sólo evitan la flacidez, sino que también producen una reafirmación importante de la zona tratada (similar o superior a la producida por otras técnicas anti-flacidez utilizadas, como la radiofrecuencia).

Mesoterapia

La mesoterapia es una técnica que sirve para moldear la figura de forma localizada, con resultados contrastados y demostrados.

Consiste en la administración de sustancias homeopáticas aprovadas por Sanidad, un cócktail  personalizado para cada paciente, que se aplica mediante inyecciones intradérmicas en la zona afectada, con la función de disolver la grasa acumulada, provocando reducción del volumen. Además, se consigue activar la circulación sanguínea y linfática, ayudando a la eliminación de líquidos y toxinas, reduciendo la celulitis y reafirmando los tejidos.

Se puede aplicar de forma manual o con una «pistola de mesoterapia».
El número de sesiones será determinado por el profesional médico.

Es un tratamiento bien tolerado por los pacientes y sin efectos secundarios significativos salvo algún pequeño hematoma que desaparecerá en poco tiempo.

Termoterapia

La termoterapia consiste en la aplicación de calor en profundidad a través de infrarrojos, a nivel del tejido celular subcutáneo, lo que produce un aumento del catabolismo del tejido lipídico.

El infrarrojo próximo tiene mayor poder de penetración, alcanzando profundidades medias de 10 a 15 mm., que en algún caso puede llegar a ser de 3 cm, de ahí que con ellos los efectos de la termoterapia se produzcan en la profundidad del organismo (panículo adiposo e incluso capa muscular), lo que permite su aplicación en el tratamiento de estructuras profundas: procesos musculares, celulitis, obesidad.

Las técnicas de termolipolisis,  como su nombre indica, tienen como finalidad conseguir la destrucción (lisis) de la grasa (lipo) mediante la aplicación de calor (termo).

El tratamiento se realiza mediante la aplicación de unas bandas constituidas por un material especial capaz de generar una radiación infrarroja de longitud de onda corta y por tanto con gran capacidad de penetración. Con estas bandas se envuelve la zona o zonas del cuerpo donde se desea obtener el efecto lipolítico. La principal ventaja de este método es que permite alcanzar una termoterapia profunda en zonas extensas del organismo, con la consiguiente reducción de volumen y mejora de la celulitis.