Plexr

El rostro se puede rejuvenecer a partir de diferentes técnicas, y cada vez son más los pacientes que desean encontrar la más adecuada a sus necesidades particulares. El envejecimiento puede hacer que los párpados se caigan, que se acumule líquido en el contorno de los ojos, que aparezcan bolsas, que se generen patas de gallo… Y además de las infiltraciones de bótox, de ácido hilaurónico y otros procedimientos, ahora disponemos de una técnica dermatológica avanzada: el sistema Plexr, que sublima los tejidos tratados sin causar ningún daño al tejido circundante. El aspecto cansado de la mirada y las imperfecciones de la cara pueden desaparecer sin la necesidad de pasar por quirófano.

El principio utilizado es la ionización de los gases del aire para obtener un arco eléctrico parecido al de un pequeño rayo, destinado a tratar las áreas dérmicas y epidérmicas afectadas por problemas estéticos. El resultado es, pues, una quemadura totalmente controlada.

Plexr es sin duda la herramienta más novedosa, segura y efectiva para tratar de forma no quirúrgica el exceso de piel, arrugas, manchas y marcas de acné entre otros problemas estéticos. Sin necesidad de pasar por quirófano, obtenemos excelentes resultados con una técnica más conservadora y una recuperación mucho más rápida.

¿ Cómo funciona?

El Plexr debe ser utilizado por un médico cualificado y formado para el correcto uso de la herramienta. Usando un cabezal ligero y versátil, se aplican estratégicamente pequeños “puntos de disparo” (Técnica Plexr Puntiforme) cuyo alcance no va más allá de la epidermis.

Este tipo de energía, llamado plasma, produce de este modo una lesión superficial y perfectamente controlada, garantizando una seguridad total en las zonas circundantes. Las lesiones inducidas son del tamaño de la cabeza de un alfiler, y el tejido alrededor y por debajo del punto de impacto no recibe energía y no sufren daño. La lesión inducida provoca una retracción inmediata de la piel, que se puede ver desde el primer momento. En las horas siguientes se va formando una costra en cada punto que dura entre 5 y 7 días aproximadamente. Cuando se van cayendo, aparece debajo una piel nueva, sonrosada, elástica y retraída que sustituye a la piel eliminada.

El principio utilizado es la ionización de los gases contenidos en el aire para obtener un pequeño arco eléctrico similar a un pequeño rayo, con el cual tratamos las áreas dérmicas y epidérmicas afectadas por problemas estéticos, sin transferir calor no deseado a las zonas circundantes y sin tocar la piel (de hecho, al hacerlo, la ionización viene interrumpida y el dispositivo automáticamente deja de funcionar).  El resultado es una quemadura controlada en cada uno de los “puntos de disparo” y es el diseño de estos puntos el que producirá unos efectos u otros.

Es decir, el plasma es gas ionizado, se pierden parte de los electrones de la última capa de sus átomos, de modo que es altamente inestable. De esta forma altera los átomos de las células sobre las que actúa, en el caso de la piel, los queratinocitos, sublimándolos, es decir, pasando de sólidos a gas (humo que observamos al hacer el tratamiento). Así que sublimamos las distintas capas de la epidermis hasta la lámina basal.

Indicaciones:
• Exceso de piel en párpados:
Hasta hoy, la única técnica para corregir los signos de envejecimiento en la mirada (caída de los párpados, bolsas,…) era la cirugía de los párpados o blefaroplastia.
El Sistema Plexr consigue excelentes resultados, con retracción inmediata que se aprecia desde el primer momento. Además con la ventaja de que no hay ningún riesgo de que aparezcan hematomas.
El médico aplicará la Técnica Plexr Puntiforme diseñada de forma personalizada para cada paciente y conseguir la retracción palpebral deseada .
Se trata de un procedimiento rápido y seguro al que sigue un edema o inflamación transitoria y la aparición de pequeñas costritas de medio milímetro que se caerán en los 3 a 7 días posteriores.
El resultado se aprecia en una sola sesión, eliminando los signos de envejecimiento que evidencian el paso del tiempo en nuestra mirada sin necesidad de cirugía.

• Corrección de las arrugas del “código de barras” y “patas de gallo” ( arrugas peribucales y perioculares).
• Manchas hiper o hipopigmentadas ( manchas oscuras o blancas en la piel)
• Tratamiento de acné activo y corrección de cicatrices de ancé
• Excisión de fibromas, nevus, verrugas, queloides, xantelasmas, queratosis.
• Tratamiento de las estrías.
• Lifting de ombligo.